Pisto manchego sencillo y saludable

Cuando hablamos de recetas tradicionales siempre surge el debate purista, es decir, hay gente que prefiere respetar los ingredientes y métodos originales de la receta original y gente que decide innovar. ¿Quién no se acuerda de la famosa receta de Paella de Chorizo y Pollo que Jaime Olivier regaló al mundo en 2016? Yo soy de las que piensa que las adaptaciones y evoluciones de recetas tradicionales son una buena idea (aunque siendo Alicantina, jamás perdonaré lo que Jaime le hizo a nuestra querida paella).

En la receta de hoy solo he realizado pequeñas adaptaciones para que sea un poco más saludable y variada . Se trata de una adaptación del pisto manchego tradicional, cuyo principal ingrediente es el pimiento verde. En este caso, yo he decidido usar pimientos rojos también, ya que me gusta el sabor que le dan a este plato. La receta tradicional suele prepararse con bastante aceite para freír los pimientos, pero este pisto solo lleva tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y queda delicioso.

Otro de los puntos fuertes de este pisto es su sencillez. Sus ingredientes principales son pimientos, tomates, aceite y sal. ¡Más fácil imposible! Sé que mucha gente añade cebolla, calabacín, berenjena o, incluso, patata y el resultado es igualmente delicioso. Sin embargo, mi pisto favorito es este: solo con pimientos fritos con mucho mimo durante un buen rato. De hecho, cuando tengo tiempo, dejo que se hagan un poco más los pimientos, hasta que están casi deshechos.

Para hacer este pisto, el primer paso será lavar y cortar los pimientos en dados. Yo he usado dos rojos y dos verdes, pero podéis combinarlos como queráis. Cuando los tengáis, ponemos 3 cucharadas de aceite de oliva a calentar en una sartén grande o en una olla baja como yo. Cuando el aceite esté caliente, añadimos el pimiento y un poco de sal y lo salteamos durante unos minutos a fuego medio alto, hasta que expulse todo el líquido y se evapore.

Cuando todo el líquido se haya evaporado, lo ponemos a temperatura media baja, lo dejamos destapado y lo vamos removiendo con una cuchara de madera cada pocos minutos para que no pegue. Mientras tanto, lavamos el tomate y lo rallamos.

Cuando los pimientos estén blanditos, añadimos el tomate rallado y, si estamos usando tomate en conserva, echamos una pizca (menos de media cucharada de café) de bicarbonato para corregir la acidez. En este momento a mi me gusta aplastarlo todo con una espátula (o uno de esos «aplastadores» para el puré de patatas) hasta que se deshagan un poco los pimientos. Este paso es opcional, pero yo creo que le da un toque delicioso al pisto.

Añadimos un diente de ajo rallado, prensado o muy picado y seguimos cocinando destapado y a fuego bajo hasta que el tomate esté frito.

¡Y ya tenemos nuestro delicioso pisto manchego listo para comer!

A nosotros en casa nos gusta comer un solo plato, así que los hemos acompañado de huevos. Para no usar más aceite, podéis echar los huevos directamente sobre el pisto, tapar la sartén y dejar cocinando a fuego bajo hasta que se cuaje bien la clara. De este modo, los huevos se cocinan al vapor y no fritos en aceite.

Espero que os haya gustado la receta. Si la hacéis dejad un comentario abajo, o compartid el resultado en vuestras redes y mencionad a @sanicioso. ¡Me encantará ver vuestras creaciones!

Pisto Manchego

Receta de pisto manchego tradicional rica y saludable.
Tiempo prep10 min
Tiempo cocción1 h
Tiempo total1 h 10 min
Plato: Plato principal
Cocina: Mediterránea
Raciones: 4 personas

Ingredientes

  • 1 kg pimientos
  • 3 cdas aceite de oliva virgen extra
  • 2 tomates maduros o tomate triturado
  • 1 cdita sal
  • 1 diente ajo

Elaboración paso a paso

  • Cortar los pimientos en dados.
  • Poner a calentar el aceite de oliva en una satén grande u olla baja.
  • Añadir los pimientos y saltear a fuego alto hasta que todo expulsen todo el líquido y se evapore, unos 5-7 min.
  • Añadir sal y dejar cocinar destapado a fuego medio bajo durante 20 min. removiendo de vez en cuando. Mientras tanto, rallar los tomates sin la piel.
  • Cuando los pimientos estén blandos, añadir el tomate rallado y dejar cocinando a fuego bajo otros 15 min.
  • Añadir el diente de ajo picado o prensado, remover y cocinar 5 min. más.
  • (Opcional) Echamos 4 huevos encima del pisto, tapamos la sartén y dejamos cocinar a fuego muy bajo durante 10-15 min. más hasta que la clara esté cuajada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puntúa esta receta